Bienvenido

La herencia artstica y cultural de Espaa es la suma de una sucesin de factores que han interactuado durante milenios de historia. La situacin geogrfica de la pennsula Ibrica, un cruce de caminos entre frica, Europa y Amrica, entre el Mediterrneo y el Atlntico, ha sido decisiva en la configuracin de su arte y su cultura. Por otra parte, tambin ha quedado la impronta de una multitud de pueblos que, desde el Paleoltico hasta nuestros das, ha vivido en sus tierras.

Las primeras manifestaciones artsticas son de las ms antiguas del mundo: la pintura rupestre paleoltica de la cornisa cantbrica, encuadrada dentro de la denominada escuela franco-cantbrica. Entre estas pinturas destacan las halladas en la Cueva de Altamira, denominada "Capilla Sixtina" del arte paleoltico. Adems de en Cantabria, tambin existen buenos ejemplos en Asturias.

En orden cronolgico les siguen las pinturas del mesoltico, a las que por sus rasgos estilsticos y situacin geogrfica se las ha encuadrado como "escuela levantina": desde Lrida en el norte a Albacete en el sur, es posible encontrar abrigos rocosos en la que escenas monocromas dan testimonio de actividades humanas como la caza o la recoleccin de miel.

El neoltico dej su huella artstica especialmente en el sur de la Pennsula. Junto a la pintura rupestre, ya marcadamente abstracta, aparecen idolillos esculpidos y comienzan a levantarse las primeras construcciones megalticas que se desarrollan en la Edad del Cobre con excelentes ejemplos como los dlmenes de corredor y cmara presentes en Antequera.

De poca protohistrica data el arte tartsico, que floreci en el Valle del Guadalquivir, y del que se han encontrado principalmente joyas como, por ejemplo, las que forman parte del Tesoro del Carambolo. Tambin autctono es el arte ibrico en el que destacan la llamadas "damas oferentes" como la famosa Dama de Elche. Ambos estilos muestran la influencia de fenicios y griegos, que por entonces entran en contacto con los habitantes nativos de la pennsula Ibrica y fundan varias colonias. A su vez estos contactos propician la presencia de obras de arte fenicias y griegas (esculturas, cermica, joyas...)

Es en esta poca, tambin, cuando se desarrolla en el norte y centro peninsular el arte de los celtas y de los pueblos celtberos. Lo ms caracterstico del arte celta son las construcciones denominadas castros. De los celtberos se puede destacar la profusin de figuras con forma de toros, as los famosos Toros de Guisando en la provincia de vila.

El arte ibrico presenta sus mayores logros en las llamadas "damas oferentes", entre las que destaca la Dama de Elche; aunque otras manifestaciones escultricas como guerreros o animales fantsticos, ponen de manifiesto una excelente y peculiar asimilacin de la cultura trada por los pueblos colonizadores, especialmente por los griegos, tambin reflejada en su produccin artstica.

A pesar de que la conquista romana de Hispania se prolong durante dos siglos, a la larga resultara de las provincias ms romanizadas del Imperio y la presencia de obras de arte romano es abundante y destacada. Las obras pblicas han dejado ejemplos tan grandiosos como el Acueducto de Segovia o el Puente de Alcntara, entre otros. En cuanto a la arquitectura civil, sobresalen el Teatro romano de Mrida y los anfiteatros de sta ciudad y de Itlica. La estatuaria tambin es abundante y de gran calidad. Joyas, vidrio y cermica cuentan tambin con obras destacadas. Tanta es la importancia del arte romano en Espaa que existe un Museo Nacional de Arte Romano radicado en la ciudad de Mrida.

Dentro de los estilos conocidos como "arte de la invasiones", aparece el arte visigodo, con obras arquitectnicas en la Meseta Norte tales como las iglesias de San Juan de Baos en la provincia de Palencia o la de Santa Mara de Quintanilla de las Vias en la de Burgos. Se debe mencionar tambin la orfebrera como las joyas que componen el Tesoro de Guarrazar.

La presencia musulmana en Espaa, que se inici a partir del 711, marca una evolucin artstica del pas totalmente diferenciada al resto de la Europa occidental. Y as nos encontramos con los diversos estilos del arte hispano-musulmn (califal, taifa, almohade, nazar...), con un legado de obras del calibre de la Mezquita de Crdoba, la Aljafera de Zaragoza, la Giralda sevillana de Granada. Por otra parte tambin la fusin de elementos artsticos islmicos y cristianos dar lugar a estilos peculiares y autctonos que derivarn en el arte mozrabe y el arte mudjar, en el que se alcanzan realizaciones tales como las sinagogas toledanas, los Reales Alczares de Sevilla o las torres-campanario aragonesas.

De forma paralela al arte hispano-musulmn, en las zonas cristianas del norte se desarrollan los estilos medievales internacionales, el romnico y el gtico, aunque precedidos por un estilo cristiano autctono, el arte asturiano, en el que destaca Santa Mara del Naranco. Entre las abundantes iglesias y monasterios romnicos, sobresale la Catedral de Santiago de Compostela, la ms importante iglesia de peregrinacin romnica de Europa. Por otra parte el gtico tambin cuenta con obras esplndidas como las catedrales de Burgos, Len y Toledo.

A comienzos del siglo XVI, los primeros ecos del Renacimiento italiano se materializan primero en un estilo arquitectnico autctono denominado "plateresco" por su parecido a las obras de orfebrera. Se Trata de un estilo de abundante y menuda decoracin, que ana elementos de gticos y renacentistas. Ejemplos de este estilo son la portada de la Universidad de Salamanca o el Ayuntamiento de Sevilla.

Sin embargo, las mejores realizaciones artsticas de la poca se dan en la segunda mitad del siglo XVI, cuando el manierismo est en su momento culmnate. Y as en arquitectura asistimos a la construccin del Monasterio de San Lorenzo el Real en El Escorial, obra cumbre de la arquitectura hispnica proyectada por Juan de Herrera. Obra de tanta trascendencia que dio nombre a todo un estilo, el Herreriano.

La pintura estuvo dominada tambin por una nica figura, El Greco, pintor manierista de origen cretense que se acabara convirtiendo en una de las grandes figuras del arte espaol de todos los tiempos.

La escultura tambin asimila las novedades llegadas de Italia, pero los temas y los materiales difieren de los preferidos en la cuna del Renacimiento, predominando en Espaa materiales como la madera, a menudo policromada, y los temas religiosos como corresponda a un pas defensor de la fe catlica.

Con el siglo XVII y en pleno Barroco, Espaa llega a su Siglo de Oro. La pintura est dominada por el genio de Velzquez, cuyos comienzos tenebristas muestran la influencia de Caravaggio, pero que luego evolucion a un estilo muy personal. El dogma catlico, reforzado por las ideas surgidas del Concilio de Trento, impregna todo el arte, en el que predomina lo religioso: se construyen numerosas iglesias, se tallan muchas imgenes y se pintan muchos cuadros de tema sacro.

En escultura destacan los retablos, manifestacin artstica tpicamente espaolas desde el gtico, con grandiosos ejemplos como el de San Esteban de Salamanca. Y tambin los pasos procesionales de hermandades piadosas, que podemos clasificar en dos escuelas: la castellana, con centro en Valladolid, y la andaluza, con centro en Sevilla.

La pintura, adems de Velzquez, cuenta con otras figuras admirables como Zurbarn, tenebrista blanco y pintor de monjes, Murillo, cuyas Inmaculadas y nios cautivan a las gentes ms sencillas y Ribera, que desde Italia sigue practicando su personal naturalismo caravaggiesco.

Durante gran parte del siglo XVIII perdura el Barroco e incluso podemos encontrar algunas obras de estilo Rococ, pero la llegada de la dinasta francesa de los borbones y luego la difusin de las ideas ilustradas favorecen el desarrollo del Neoclasicismo, que tiene en el Observatorio Astronmico de Madrid uno de sus ms brillantes ejemplos. En pintura destaca la figura de Goya, cuyo genio se extender hasta bien entrado el siglo siguiente. En escultura la nica novedad proviene de Salzillo, escultor oriundo de Italia que incorpora una delicada elegancia a los pasos procesionales y ayuda a la difusin de los belenes.

Los comienzos del siglo XIX siguen dominados por la pintura de Goya, mientras que a finales de siglo es el arquitecto Gaud la figura ms destacada del panorama artstico espaol. Siguen penetrando las sucesivas corrientes artsticas europeas como el Romanticismo, que tiene en el pintor Madrazo uno de los mximos exponentes hispnicos al igual que Sorolla lo sera del Impresionismo. En arquitectura estn bien representados los historicismos (Congreso de los Diputados, Baslica de Covadonga), as como la arquitectura de hierro y cristal plasmada en estaciones de ferrocarril o mercados. El modernismo arquitectnico ocup el fin de siglo con presencia en todo el pas, aunque con una mayor concentracin de obras en Catalua.

Durante el siglo XX asistimos a la pronta incorporacin de Espaa a los estilos de vanguardia, en algunos de ellos con gran protagonismo de artistas espaoles, como es el caso del cubismo, cuyo principal promotor fue Picasso. Tambin el surrealismo cuenta con primeras figuras espaolas como son Dal o Buuel.

En arquitectura, adems del modernismo, aparece el regionalismo arquitectnico y ms adelante el racionalismo defendido por el GATEPAC. Durante el franquismo, adems de las construcciones de corte totalitario, comienzan a despuntar una serie de arquitectos con obras muy personales. En las dcadas finales del siglo asistimos a la consolidacin de figuras de fama internacional como Santiago Calatrava o Rafael Moneo entre otros, y obras tales como el Museo Nacional de Arte Romano de Mrida.

En la escultura tambin encontramos artistas y obras vanguardistas. El propio Picasso es uno de los primeros en utilizar nuevos materiales y aplicar el cubismo a la escultura, al igual que Mir lo har con el surrealismo. Julio Gonzlez y Pablo Gargallo son tambin grandes artistas que usan el hueco como parte de su obra y tienden a la abstraccin, corriente sta ltima que tiene sus mayores exponentes en la segunda mitad de siglo con autores como Chillida y Oteiza.

Aunque la Guerra Civil determina la dispora de los principales artistas, las nuevas generaciones se colocan pronto junto a las novedades vanguardistas, de modo que tempranamente se producirn obras abstractas, conceptuales o pop. La creacin del Museo de Arte Abstracto de Cuenca, por un grupo de destacados pintores espaoles o las personalidades de autores como Tpies, Saura o Barcel, todos ellos de prestigio internacional, pone de manifiesto que el arte espaol est en la vanguardia. Una vanguardia en la que se incluye el hiperrealismo y Antonio Lpez, su mximo representante en Espaa.

La exitosa muestra de ARCO, la feria internacional de arte contemporneo que anualmente se celebra en Madrid, no deja lugar a dudas de que el pas se encuentra entre los ms avanzados en materia artstica. A ello hay que aadir la fundacin de multitud de nuevos museos en todos los rincones del territorio, entre los que destacan el Museo Reina Sofa o el Thyssen-Bornemisza, o las fuertes inversiones en recuperacin del patrimonio histrico-artstico.

LiteraturePainting

Menu

Home Page


Literatura
Pintura
Música
Escultura
Museos